No te preocupes por la cosecha,

sino por labrar la tierra.

 

Confucio
(551 AC-478 AC.)